LA SOCIEDAD QUE NOS ESPERA

Obreros trabajando y ninis perroflautas gritando contra el fascismo
Comparte esta noticia para que todos sepan la verdad en España

Por Jorge de las Heras

Hola Mundo civilizado,

Se que te ha costado mucho llegar a donde nos encontramos. La lucha ha sido constante. Has superado multitud de incertidumbres, multitud de prejuicios, multitud de injusticias y multitud de odios.

Ahora podemos decir que eres más ilustrado.

Estás ganando la batalla a los grandes lastres que como colectivo terráqueo hemos tenido que soportar durante siglos. El hito es histórico y el esfuerzo descomunal.

Has sido muy inteligente y has descubierto el método exacto capaz de conseguir esta proeza y estamos todos admirados por tu gran inteligencia y persuasión.

Todos nos hemos dado cuenta, no creas que no. La solución que has planteado está en relación con la moda, lo que se lleva, lo actual. Lo contrario es lo trasnochado, lo arcaico, lo retrógrado.

Lo nuevo, a lo que todos tenemos que aspirar, es lo progresista. Representa el avance de nuestra cultura que deja atrás los retos del pasado y rompe con la cultura pasada causante de todos los males y prejuicios que seguimos sufriendo en parte actualmente.

Lo antiguo, que debemos olvidar y rechazar, es lo patriarcal, símbolo de culturas pasadas con los estigmas de una civilización jerárquica en la que el género masculino es la responsable de todas nuestras lacras e imperfecciones.

La familia tradicional es una inconveniencia. El hombre representa las injusticias y abusos cometidos en el pasado. La mujer debe liderar el mundo del futuro y ocupar el lugar que se merece. Para ello debe no sólo trabajar, que ya lo hace en la mayor parte, sino también ocupar puestos de responsabilidad dirigiendo entidades repletas de hombres que pasarán a estar dirigidas por mujeres.

Para conseguir dicho objetivo, el género femenino pasará a considerarse un ente independiente, capaz de decidir sobre su futuro por encima de sus padres, que tienen la mayoría una mentalidad arcaica, y por encima de sus parejas, independientemente del sexo. Deben todas las mujeres aspirar a tener descendencia ya muy tarde con el objetivo de colocarse en puestos directivos lo antes posible, que teniendo ya familia le supondría grandes dificultades por falta de tiempo y dedicación a su trabajo. En caso de ansiar tener hijos, aunque no es lo que se recomienda, se ofrece la posibilidad de, dada la añosidad de la mujer, fecundación in vitro y así cumplir con la necesidad biológica. Solo unas pocas podrán lograr este objetivo ya que en un futuro se plantea proporcionar esta opción a unas pocas mujeres que cumplan los requisitos (fundamentalmente las que satisfagan una serie de ítems que garanticen la crianza de estos niños en los preceptos en que se fundamenta el progresismo).

Así mismo, se debe condenar, demonizar y publicitar los casos llamados de violencia de género causados exclusivamente por el hombre, causando y promocionado la percepción de la sociedad de que el sexo masculino es opresor, agresivo, cruel y, en definitiva, causante de todos los males que caracterizan a nuestro mundo.

Por otro lado, se generaliza y se promociona el aborto y la eutanasia, sobre todo en aquellos casos en los que se abrazan vestigios representativos de la sociedad patriarcal, con el objetivo único de aniquilar cualquier resto en nuestra sociedad de esta forma de pensar.

Todo lo mencionado es lo “trending”, lo que está de moda. No estar en esta “onda” es ser un trasnochado, denostado ser que no se actualiza y que por tanto está anticuado. La actualidad se convierte en un objetivo en sí, con independencia de lo que esa moda preconiza, el contenido se convierte en secundario, lo que importa es el envoltorio y en quien lo representa, como si se tratara de una pasarela de moda de alta costura. Nos dan igual los vestidos, lo que importa es estar allí con los grandes diseñadores y participar de esa “movida”. Luego si el vestido es un churro eso no importa, me he comprado un Dior, eso es lo importante. Si no llevas el Dior, eres muy cutre, una trasnochada y no estás a la moda. No podrás participar de nuestra sociedad progresista y avanzada, no aspires a mucho porque si tu no te comprometes, no esperes que nuestra comunidad te ayude.

Por supuesto que los medios de comunicación se emplean para este menester, ya se hace y se hará mucho más en el futuro. El objetivo es que esta mentalidad cale al máximo. Los partidos políticos que abracen esta tendencia serán parcialmente respetados en los medios y los que no, serán repudiados hasta el fin, relegándolos a cadenas de televisión minoritarias, que finalmente acabarán desapareciendo por falta de presupuesto, ya que no quedará ninguna empresa que quiera hacer publicidad en ellas.

El capitalismo tal como tradicionalmente se entiende, también es una lacra del pasado. Aunque realmente, el sistema capitalista no parece ser el problema. El problema es la mentalidad liberal. El capitalismo es bienvenido, pero la libertad individual, la igualdad ante la ley, y la reducción del poder del Estado no es un objetivo. Estos preceptos dificultan el objetivo de progresar hacia una sociedad matriarcal. Solo con el progresismo se podrán superar estos perjuicios. El Estado o la misma sociedad deben generar condiciones que permitan a las personas superar la desigualdad social a través de procesos de inclusión social. Y eso solo se puede conseguir a través del control de mismo en lo económico, social y cultural. Por tanto, la libertad se debe apartar en parte para dar paso a una nueva sociedad más justa, más dinámica y más femenina.

Por su puesto que todas las mujeres apoyarán estos preceptos y votarán en las urnas adecuadamente. Los hombres en su mayoría no hablarán, por vergüenza y falta de liderazgo. A los pocos que lo hacen, se les castiga su opinión disidente de lo políticamente correcto. La postura considerada dogma a la que oponerse supone inexorablemente el destierro como pensador o como intelectual influyente.

Pero tú, Mundo, si todo esto no es más que una moda, si sólo es un cambio de paradigma de cara a la galería, un paripé, en definitiva, ¿por qué te has tomado tanto empeño, tanto esfuerzo para conseguirlo, teniendo en cuenta que la ejecución del cambio va a suponer injusticias y adversidades en el sentido opuesto al que actualmente sigue vigente?

La respuesta que me das me deja perplejo. La razón es poderosa y la más antigua y arcaica desde que existes. El poder y el dinero. Los grandes magnates y burgueses del planeta han decidido que este cambio les va a beneficiar de forma relevante y te han impuesto a ti que lo ejecutes. Veo que incluso tú también tienes jefes.

Me quedo con la sensación de que todo es una mentira y de que somos simples títeres a merced, como siempre, de unos pocos.

El lector deberá decidir qué es lo que más valora o aprecia para su vida y el de su FAMILIA. La libertad o, por el contrario, estar en la “moda”.

JORGE DE LAS HERAS.


Comparte esta noticia para que todos sepan la verdad en España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *