Brutal rapapolvo de Óscar Bermán por los indultos… con un claro mensaje a la sociedad española adormecida

Óscar Bermán
Comparte esta noticia para que todos sepan la verdad en España

El pueblo español engañado, abandonado, a su mala suerte por los de siempre: los pilares de la libertad, la convivencia y la prosperidad

El indulto a los condenados por nada menos que un delito de sedición no es un fin en sí mismo ni una estratagema para apuntalar al gobierno más débil de la democracia escoltado por la oposición más débil de la democracia. El indulto es un pase de tanteo para medir la bravura de la sociedad española en su conjunto y, en función del resultado, ajustar la faena hasta el resultado final del descabello.

Se trata de medir la capacidad de reacción de los españoles y de sus instituciones ante la imposición acelerada de una agenda que, ya nadie lo oculta, tiene unos objetivos que vienen marcados por la invasión islámica, la fragmentación de España y la imposición de un régimen neocomunista que, necesariamente, debe adquirir la forma de república.

La mansedumbre de la sociedad y de sus pilares básicos a la hora de la autodefensa (se trata ya simple y dramáticamente de eso) tiene una fecha de inicio que cambió el rumbo de la Historia de nuestro país: 11M. El debut como líder del principal partido de la inesperada oposición, Mariano Rajoy, culminó el desperdicio de la mayoría parlamentaria más abultada de la historia democrática de España yéndose al bar de la esquina mientras en el Congreso de consolidaba un gobierno de Frente Popular apoyado por los independentistas sin necesidad de pasar por las urnas.

Luego, el control de los medios de comunicación que el PP había entregado a la izquierda los convirtió en prensa gubernamental capaz de, como en todas las dictaduras, manejar la opinión pública y silenciar la disidencia. Un poco antes, la asonada golpista de Cataluña, con declaración de independencia en el Parlament que luego supimos gracias al Tribunal Supremo que fue ensoñación, que los sueños, sueños son, sentó las bases del procés que se está siguiendo milimétricamente. Porque el punto cero no era el referéndum, no. Eso fue el engaño para lleva a España al peto y la vara del picador, donde se extenuarán las pocas fuerzas que esta sociedad agónica aún conservaba.

El punto uno de la agenda es el indulto. Luego, el referéndum por la concordia. Después, los hechos consumados y, ya que la legalidad se puede conculcar impunemente, la implantación de una república federal con Cataluña y País Vasco (Navarra anexionada) como estados libres asociados. ¿Los efectos secundarios?: Marruecos aprovechando la ocasión para ocupar Ceuta y Melilla, convertir Canarias en territorio autónomo dentro del Reino Alauita y sentando las bases de una anexión en dos tiempos (primer y segundo tiempo de saludo) de Andalucía, Murcia y ya veremos si algo más. ¿Exageración? Veamos:

El Tribunal Constitucional, si no hay correctivo gubernativo, va a declarar ilegal el estado de excepción más prolongado, liberticida y arruinador desde el fin de la Guerra Civil (Franco incluido). Y no pasará nada. Impunidad total. El principal partido de la oposición mirándose embelesado en el espejo de las encuestas, soñando con el triunfo en unas elecciones que o no serán o serán con chantaje/fraude. El Rey, que solo sirve para firmar dónde le dice el gobierno, es al mismo tiempo y a decir de los enfervorecidos constitucionalistas, el pilar de nuestras libertades y de la convivencia democrática. Un pilar que reune en sí mismo a los tres monos sabios: ni ve ni oye ni habla. El mismo Tribunal Supremo que dijo que el indulto non reúne las condiciones que la legalidad ¿vigente? exige, ahora se opone a dicha ilegalidad afirmando que fijará la libertad inmediata de los presos en cuanto el gobierno se lo notifique, previa firma del pilar de nuestras libertades.

Tras el pase de tanteo, comprobada la mansedumbre del toro hispano, la secuencia que todavía a algunos les parece exagerada y que hemos descrito más arriba: Referéndum, república federal (el pilar de las libertades camino de Qatar), anexión marroquí… Ex España. Ese es el último acto. ¿Exageración? ¿Quién va a impedir esa secuencia? ¿Los mismos que no han impedido nada hasta ahora?

El indulto que no reúne las condiciones legales y que el rey no tiene más remedio que refrendar con su firma refrendada a su vez por los perpetradores de dicho indulto, es el pase de tanteo para ratificar que España es mansa, que en aras de no pelear está dispuesta a morir en tablas, que todo sea por el consenso, la concordia, la Nueva Normalidad de los hechos consumados rigiendo el destino de los ciudadanos convertidos en siervos con mordaza, gueto, gulag y censura feroz.

Lo estamos aceptando todo. Y todo va en contra nuestra. Quien pueda, que se marche de la plaza para no ver tan patético espectáculo y, lo más importante, para no verse en la arena convertido en cabestro de una charlotada cruel con hoz y bandera roja como artes de lo que es ya, pilares de nuestra libertad y convivencia petrificados, la última faena del fin de España. Porque a España no la va a indultar nadie. Absolutamente nadie. O tal vez sí. El de siempre. El pueblo español solo como la una, abandonado a su mala suerte por los de siempre: los pilares de la libertad, la convivencia y la prosperidad.

Óscar Bermán Boldú

PRESIDENTE NACIONAL DE NOSOTROS

PARTIDO DE LA REGENERACIÓN SOCIAL


Comparte esta noticia para que todos sepan la verdad en España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *