La historia de una progre y el “crío” al que quiere adoptar: Acaba en la cárcel por acoso sexual a una camarera

Guardia Civil FOTO-Europa Press
Comparte esta noticia para que todos sepan la verdad en España

El “crío” que iba a ser adoptado en Mazarrón, condenado por acoso sexual

Los progres saltaron de felicidad cuando vieron la genorosidad de una mujer que acogió a un inmigrante de 22 años y lo definió como “su crío”. Fue en Mazarrón (Región de Murcia). Ahora, el joven ha sido condenado por acoso sexual.

El joven se llama Larbi y es argelino. Subió a una patera y llegó a nuestro país el pasado mes de agosto de 2020. Con un motor de cuarenta caballos no destinado para este uso, tardó veintiuna horas en cubrir los 596 kilómetros que separan la playa argelina de Arzew de la costa de Mazarrón.

“¡Es mi crío!” exclama Pilar cuando le preguntan sobre él. “Es como mi madre: daría mi vida por ella”, responde el argelino de 22 años.

“Pasé noches durmiendo en la calle hasta que encontré una mezquita en Mazarrón para pedir ayuda y buscar trabajo”, recuerda Labri con el objetivo de emocionar a los progres. “Todos los días comía kebab gracias a que un marroquí me lo regalaba de su restaurante”, añade para darles pena.

“Cada tarde le veía en la terraza, sentado sin compañía, tomándose un solo y fumándose un cigarro”, recuerda Pilar, camarera de la Cafetería El Muelle, que no pensó en ningún momento de donde salía el dinero para pagar el café y el tabaco.

“Un día lo vi por el puerto, no se venía a la terraza porque no tenía dinero y le invité”, cuenta la mujer. Y asi empezó su relación.

Ahora, hemos conocido que está en la cárcel acusado de acoso sexual. Fue una camarera del puerto quién le denunció.  La chica lo denunció y al día siguiente, una juez de Totana le impuso una orden de alejamiento de la mujer de 300 metros.

El argelino quedó en libertad tras pasar a disposición judicial después de la detención y se dirigió de nuevo a la cafetería con la supuesta intención de reiterar sus requerimientos sexuales y su voluntad de mantener relaciones con la trabajadora. Fue entonces cuando volvió a ser denunciado por quebrantar la orden de alejamiento. La Guardia Civil lo detuvo de nuevo y le acusó de dos delitos: acoso y quebrantamiento de medida cautelar.

La Guardia Civil ha explicado que tras pasar a disposición judicial, la juez instructora ordenó su ingreso en prisión, por haber vulnerado la prohibición y por tratarse de una persona “indocumentada, en situación irregular y con un alto riesgo de fuga”.

Está pendiente de juicio pero los indicios son delictivos son claros. La víctima cuenta con su declaración, con informes médicos que avalan la misma y con importantes testigos presenciales de los hechos.


Comparte esta noticia para que todos sepan la verdad en España

One Comment on “La historia de una progre y el “crío” al que quiere adoptar: Acaba en la cárcel por acoso sexual a una camarera”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *