Policías ponen a Iglesias en el foco del problema por la investigación de las amenazas

Pablo Iglesias FOTO-Europa Press
Comparte esta noticia para que todos sepan la verdad en España

Los investigadores piden a Pablo Iglesias no entrometerse en la investigación de las amenazas

La campaña electoral del 4 de mayo ha dado un giro muy importante después que el candidato de Podemos, Pablo Iglesias, el Ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska y la directora de la Guardia Civil, María Gámez hayan recibido, supuestamente, amenazas, concretamente un sobre con balas en su interior.

Días después, aunque el envío fue anterior, era la Ministra de Industria Reyes Maroto quién recibía otro sobre con un cuchillo con gotas rojizas, que parecían ser sangre. Los investigadores daban enseguida con el autor, pues era una persona con problemas mentales que escribió su nombre y su datos en el remitente. Es por ello que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no vinculan ambas supuestas amenazas.

No hay duda de que Pablo Iglesias y el resto de la izquierda están utilizando estas presuntas y supuestas amenazas con fines electorales. Es muy raro que las mismas hayan pasado en primer lugar, los filtros de Correos y, en segundo lugar, los filtros de seguridad de ambos Ministerios.

El candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, difundió de manera muy rápida las imágenes de estas supuestas amenazas a través de redes sociales. Quienes no están bloqueados, pudieron verlas enseguida. La Policía considera que esta rapidez ha complicado “significativamente” la labor de investigación. Así lo ha explicado la asociación “Policía Siglo XXI’.

Pablo Iglesias cometió un gran error difundiendo las imágenes

“A la Policía todo esto nos da igual, son discursos políticos y no nos competen. Lo que sí nos compete es asegurar la detención del autor y el primer problema surge por la actitud de Pablo Iglesias al hacerlo público. En este tipo de delitos anónimos, una de las bazas de la policía es la relajación del autor, que ha sido activado en su instinto de defensa”, explican.

“El primer consejo que se da es guardar silencio. Amenazas se reciben muchas, sólo que no todo el mundo hace política en campaña con ellas”, añaden, ante el peligro de destrucción de pruebas.

Recordemos que esta no es la primera vez que Pablo Iglesias se entromete en una investigación policial o judicial. En el caso de la famosa tarjeta de memoria de Dina Bousselham, la instrucción judicial empezó con el Marqués ostentando la calidad de perjudicado. En un futuro no muy lejano, el magistrado instructor le retiró esta condición. Fue él mismo quién más adelante, en una entrevista radiofónica, reconoció que había retenido el dispositivo electrónico para “proteger” a su exasesora habida cuenta del contenido.

No hay duda de que estas amenazas tienen que ser investigadas pero también es cierto de que los políticos de este nivel, en todos los países del mundo, reciben amenazas parecidas. Lo que no es tan normal es que se difundan a las primeras de cambio. Esto sumado a su desplante en el debate en la Cadena Ser con Rocío Monasterio ha hecho pensar a la opinión pública que se están utilizando las mismas como estrategia electoral.

Iván Redondo, Pablo Iglesias y Ángel Gabilondo sabían que la reacción de la periodista catalana Àngels Barceló sería a su favor. Barceló no dudo en coger de la mano al Marqués y le suplicó, sin éxito, que se quedara. Rocío Monasterio quedó como la mala de la película y el candidato de Unidas Podemos como el héroe del pueblo.

En muy pocas horas, la campaña electoral ha dado un giro muy importante. Los medios de comunicación han consensuado que no se van a celebrar más debates electorales porque presuntamente se ha producido un delito de amenazas.

Tras el debate celebrado en Telemadrid, que también se emitió en La Sexta y en Televisión Española, Iván Redondo empezó a crear esta estrategia para tensionar la campaña. Consistía en aumentar el victimismo y levantarse de cualquier debate tras un encontronazo personal con Rocío Monasterio. Si no hubiera sido el asunto de las cartas, sería los Menas. Cualquier tema era válido.

Este hecho ha servido a Pablo Iglesias y a la izquierda para cambiar el mensaje y hablar de “fascismo o democracia”, copiando la disyuntiva de la presidenta de la Comunidad de Madrid en funciones, Isabel Díaz Ayuso, de “comunismo o libertad”.

Desde que tuvimos noticia de estos sucesos, no se ha hablado de programa electoral. Los madrileños han perdido la oportunidad de conocer cuáles son las propuestas de cada candidato. Los debates se han trasladado en los medios de comunicación, donde cada tertuliano aporta su opinión sobre lo sucedido.

A menos de una semana para la fecha electoral, las encuestas otorgan una clara victoria a la actual presidenta Isabel Díaz Ayuso y una debacle importante a Pablo Iglesias, de Podemos y a Edmundo Bal, de Ciudadanos.


Comparte esta noticia para que todos sepan la verdad en España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *